lunes, 22 de marzo de 2010

Las matemáticas de Aloha Mental Arithmetic llegan a España con franquicias


En el Noticiario Matemático transcribimos lo que dice la Ficha de la franquicia Aloha Mental Arithmetic

Si quiere que su hijo se convierta en un as de las matemáticas, Aloha Mental Arithmetic se lo pone fácil. Con un completo programa de tres años de duración, sus estudiantes, niños de entre 4 y 13 años, adquieren estrategias aplicables para toda la vida. Con esta premisa apuestan por crecer bajo el formato de franquicia por España, un sistema que les ha llevado a abrir 400 centros en todo el mundo.
Aloha Mental Arithmetic es un programa diseñado específicamente para niños de entre 4 y 13 años a través del cual aprenden a realizar mentalmente operaciones aritméticas con rapidez y precisión. “Nuestro programa estimula las habilidades analíticas y creativas de los niños, contribuyendo positivamente al desarrollo de los dos hemisferios cerebrales (derecho e izquierdo) y logrando que los niños mejoren su capacidad de aprendizaje, aumenten su memoria y su capacidad de concentración y de observación”, señala Amador Garcías, responsable de Expansión de Aloha Spain.

Aloha Spain adquirió los derechos de master franquiciador a mediados del 2009 y a su vez ha iniciado su actividad como centro franquiciado en Mallorca. Actualmente, se imparten clases en cuatro centros educativos y 14 centros más han confirmado ya su intención de incluir el programa dentro de su oferta de actividades extraescolares de cara al próximo curso escolar 2010-11. Asimismo, la división española de la empresa de Malasia prevé alcanzar la cifra de 10 franquiciados de cara a finales del 2010 y cubrir la totalidad del territorio español en un periodo aproximado de cinco años.
El programa Aloha tiene una duración determinada. Una vez concluidos los tres años que los niños necesitan para completar el programa, que se basa en la aritmética mental y el uso del ábaco, las estrategias adquiridas por los niños son aplicables durante toda su vida. “A diferencia de la mayoría de programas educativos, los cuales requieren años y años de dedicación para poder obtener un resultado palpable”, afirma Amador Garcías.
Entre los beneficios del programa, destacan los siguientes aspectos: capacidad para realizar operaciones aritméticas con velocidad y precisión, capacidad de concentración y atención, creatividad y capacidad de visualización, capacidad de escucha y habilidad para la observación, memoria fotográfica y orientación espacial, aumento de la memoria y mejora de sus habilidades analíticas.
Aloha ha extendido su concepto de negocio en más de 400 centros en 18 países. Además, se presentan como un concepto rentable. Así lo resume su responsable de Expansión: “en momentos de inestabilidad económica por los que estamos atravesando actualmente, una franquicia que no requiera grandes inversiones, ni la necesidad de tener que disponer de un local comercial, con los consecuentes costes de adecuación que requiere, hacen que Aloha Mental Arithmetic sea un negocio muy rentable en el corto plazo, ya sea como fórmula de autoempleo o como inversión”.
Asimismo, el perfil de los franquiciados de la empresa malaya son “personas emprendedoras, con ganas de formar parte del proyecto Aloha, y que con su esfuerzo ayuden a seguir desarrollando los estándares de calidad exigidos por Aloha Internacional”, sentencia Garcías. La ambición, las aptitudes y los recursos financieros para hacer frente a su propio negocio son otras de las característica que la enseña pide a sus franquiciados.
Entre los servicios que la red presta a sus franquiciados en sus diferentes áreas destacan:
-Marketing y Publicidad: apoyo en campañas de comunicación, acciones de promoción, asesoramiento en campañas de publicidad a nivel local, apoyo para el lanzamiento de cada centro.
-Legislación: asesoramiento legal en toda la red.
-Formación: continuada por parte de profesionales titulados en el campo de la educación.
-Herramientas de gestión: cesión de herramientas vía web para la gestión empresarial del franquiciado de cada zona.
-Pedagógico: asesoramiento y control de la correcta implementación del programa.
Para montar una franquicia de la firma se necesita una inversión inicial de 21.000 euros con un canon de entrada de 15.000 euros. Los royalties ascienden al 20% (incluye royalty Aloha International y royalty Aloha Spain) así como un canon de publicidad del 5%. La firma no necesita local comercial y puede estar instalada en poblaciones desde 100.000 habitantes.