sábado, 13 de marzo de 2010

Obama anuncia un plan para mejorar el nivel educativo de los estadounidenses


Según la Agencia EFE, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció hoy que el lunes próximo presentará al Congreso un plan para mejorar el nivel educativo de los estadounidenses y recuperar el terreno perdido ante el avance de otros países.
En su habitual discurso de los sábados, Obama señaló que ese avance no sólo ha puesto en peligro el liderazgo de Estados Unidos sino que también "condena a muchos estadounidenses a un futuro menor".
El proyecto constituye una reestructuración del plan llamado "Que no quede ningún niño rezagado", promovido durante la pasada administración del presidente George W. Bush.
Obama indicó que al formular el plan se tomó en cuenta el hecho de que los demás países saben que el futuro económico de una nación depende de la buena educación de sus ciudadanos.
"Nuestros competidores comprenden que la nación que nos supere en educación mañana nos superará como competidor (económico). Sin embargo, no nos hemos esforzado por reformar y fortalecer nuestro sistema de educación", señaló.
Agregó que, como resultado, en las últimas décadas Estados Unidos ha perdido terreno y los niños de 15 años están lejos de la cima en ciencias y matemáticas cuando se les compara con sus pares en el mundo.
"A menos que tomemos medidas, a menos que mejoremos la situación, hay un número incontable de niños (estadounidenses) que nunca concretarán su pleno talento y potencial", señaló.
"Yo no acepto ese futuro para ellos y no acepto ese futuro para Estados Unidos", afirmó.
El Presidente indicó que bajo el liderazgo de la secretaria de Educación, Arne Duncan, su Gobierno ya ha puesto en marcha un plan mediante el cual los estados compiten por fondos federales a través de la reforma y la elevación de las normas de calidad educativa.
Eso significa recompensar a los maestros y maestras por sus resultados y hacer hincapié en materias cruciales como la ciencia y las matemáticas. Obama añadió que el plan que enviará el lunes al Congreso reconoce que aunque el Gobierno federal puede desempeñar una función directriz en alentar las reformas y los niveles más altos el cambio debe provenir de los estados y de los distritos escolares.
Según las pautas del proyecto, las escuelas que logren una excelencia en sus niveles serán recompensadas y se alentará a los distritos a reformar los centros de educación en los que no se logren esos niveles.
El Presidente admitió que el plan es ambicioso al establecer que todos los niños y niñas que terminen sus estudios secundarios estén preparados para la universidad "no importa quién sea ni de dónde venga".
"Lograr este objetivo será difícil y tomará tiempo", advirtió.
"Aunque haya algunos escépticos que afirmen que no se puede lograr, sabemos que EE.UU. siempre se ha plantado firme ante los desafíos que enfrentamos. Y este desafío no es diferente", manifestó.

No hay comentarios: