lunes, 24 de mayo de 2010

En El Salvador, talentos matemáticos siguen la lucha para abrir el camino al conocimiento


Pese al poco apoyo financiero que el Programa Talento Matemático tiene de parte de Educación y de la misma Universidad de El Salvador, donde se desarrolla, los responsables de este Proyecto, así como los padres de familia de los menores, han hecho posible que de nuevo el país vuelva a tener una representación en la XII Olimpiada de Matemática Centroamericana y el Caribe, que se realizará en Mayagüez, Puerto Rico, desde hoy, 24 de mayo al uno de junio próximo.
Este año Nahomy Jhopselyn Hernández Cruz, la única salvadoreña que este año ha sido becada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), irá como la jefe de la delegación junto al tutor Héctor Enmanuel Alberti Arroyo y los tres olimpistas Gerardo Augusto Urbina Sánchez, Ramón Sanfeliú Béneke y Manuel Alejandro Mundo Dueñas, a los que vemos en la foto.
Esto ha sido posible gracias a que algunas empresas y personas altruistas, en atención a una solicitud de la Asociación de Padres y Madres de Familia Programa Jóvenes Talento, aportaron fondos para comprar los billetes de avión para los escolares. Esa ha sido la tónica en los últimos años ante el poco compromiso que muestran el gobierno y la universidad.
"Estoy muy motivada y siento una gran responsabilidad, porque toda la delegación está bajo mi cargo. No me gusta decir qué es lo que vamos a traer, pero esperamos hacer un buen papel", aseguró Nahomy, quien ha sido miembro del programa desde 2001 y tiene una larga trayectoria de participación en competencias regionales e iberoamericanas de esta naturaleza.
Nahomy detalla que junto con Alberti Arroyo ha estado trabajando junto a los compañeros que van a competir y éstos han mostrado un gran empeño y esperan que ese esfuerzo se vea recompensado. Ella y sus similares de otros países de la región participarán en el diseño y calificación de los ejercicios. Esto implica que no verá a sus compañeros salvadoreños hasta que termine la competencia.
Gerardo Sánchez, quien desde 2007 está en el Programa, también tiene un camino recorrido en varias competencias internacionales de Química. De hecho, tiene varias menciones y una medalla de plata en la Olimpíada Iberoamericana de mayo 2009. Esta será la primera ocasión en que Sánchez se medirá en el campo de las Matemáticas, donde sus formadores también le reconocen grandes habilidades.
No menos es la trayectoria de sus compañeros Sanfeliú Béneke y Mundo Dueñas. El primero tiene entre sus logros dos medallas de bronce y un oro, mientras el segundo lleva en su haber dos bronce y una plata.
"Yo siento que estamos bien preparados y tenemos bastante probabilidades (en la competencia)", afirmó Gerardo, quien estudia en el Liceo Salvadoreño y en un futuro piensa estudiar la carrera de Ingeniería Química, para lo cual apostará por una beca en el exterior, como lo han hecho otros muchachos del Programa, entre los que destacan Gabriel Alexander Chicas Reyes, que está en la Universidad de Tokio, en Japón, y la jefa de la delegación, Nahomy.
Chicas Reyes ganó ese espacio que Japón había puesto a disposición del país durante once años y que nadie hasta ahora había logrado. Luego vino el éxito de Nahomy.
El joven Béneke, por su parte, expresó que harán su mejor esfuerzo para tener un buen resultado en esta nueva jornada olímpica. Para Béneke, quien además toca en la sinfónica juvenil, más que desarrollar su habilidad numérica, el Programa le ha permitido ser una persona disciplinada y constante con respecto a la mayoría de aspectos de su vida.
Carlos Canjura, director del programa, expresó que el país ha participado en esta competencia regional desde que fue creada. En esta ocasión se suman tres países del Caribe.
"Los grupos olímpicos están integrados por estudiantes que tienen mejor desempeño en todos los niveles", manifestó en la víspera del viaje de los alumnos.
Canjura, quien es uno de los cuatro fundadores del Programa (los otros son el científico de origen salvadoreño Carlos Vela, la ahora ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, la ex ministra Evelyn Jacir de Lovo) expresó que la asistencia a competencias permite evaluar que tan bien o mal están las cosas en este campo. "Nuestra meta está orientada a entregarle al país jóvenes con alto nivel de aprendizaje", agregó.
Los resultados olímpicos van al paso, pese que a que la falta de recursos impide hacer mucho más. En estos años el programa ha evolucionado, de tal manera que no sólo son especialistas en el campo de matemática, sino también en Química, Física y Biología. Unos dos mil estudiantes han pasado por el Programa.
Los muchachos Talentos se mantienen atareados. Hasta el momento, todos han respondido bien y son reconocidos a nivel nacional e internacional. "Afuera creen más en el Programa, mucho más que aquí (en la Universidad)", subrayó Canjura. Y es que los padres hacen esfuerzos para poner de su bolsa y tocar otras puertas como la del Banco Uno (que les ha apoyado) para recaudar fondos que apoyen algunas necesidades que ya no alcanzan a cubrir con el presupuesto de $300 mil que el gobierno les asigna.
A la larga ese presupuesto nunca llega en forma oportuna al Programa. Eso es lo que ha provocado que los docentes que apoyan esta iniciativa no reciban salario desde hace dos y también tengan retrasado 2007.
Los gastos del Programa son fuertes, considerando que cada año hay más aspirantes par entrar y que son nueve Olimpiadas en las que los alumnos se foguean. Sólo dos de ellas no requieren su salida del país. A eso se suma que ahora también tiene un área para formar cuadros de docentes del nivel de enseñanza básica. Ellos son los que en el futuro ayudarán a identificar a niños con potencial y también a fomentar entre los escolares el interés por las Ciencias Exactas.
Canjura destaca que las competencias permiten que los menores consoliden sus conocimientos y esto apoya la visión de que formen parte de los cuadros de científicos, investigadores y profesionales que liderarán acciones en muchos campos de la vida nacional.
Quienes trabajan en este programa están preocupados porque consideran que el país debe correr mucho para establecer estratégicas en diferentes áreas de desarrollo, como el problema de agua, de energía, seguridad alimentaria.
"Son temas que necesitan de un contingente de profesionales que puedan estar monitoreando y dando soluciones", advierte el director del programa Talento Matemático.