viernes, 11 de junio de 2010

Científicos utilizan simulaciones matemáticas para tratar de evitar situaciones de pánico

 
Investigaciones de la Universidad de Bremen y del Instituto de Matemáticas de la Universidad Técnica (TU) de Berlín, en Alemania, han utilizado un modelo de simulación matemática para estudiar la reacción de los seres humanos ante situaciones de pánico en grandes aglomeraciones y buscar soluciones que eviten tumultos en estos casos.
Esta investigación partió de estudios previos realizados sobre el fenómeno del peatón, ya que su comportamiento es mucho más complejo que los conductores de automóvil. Mientras que en estos casos un frenazo es suficiente para desatar una reacción en cadena, los peatones "tienen más libertad de movimiento" ya que no siguen un carril fijo y pueden quedarse quietos o cambiar de dirección de forma espontánea, según explica uno de los autores del estudio, Stefan Bornholdt, en declaraciones a la agencia alemana Deutsche Welle, recogidas por Europa Press.
Teniendo en cuenta esto, utilizaron unos modelos matemáticos para simular en el ordenador los comportamientos que previamente habían analizado en 150 peatones "conejillos de indias", divididos en cuatro grupos que caminan desde cuatro direcciones diferentes.
Justo a la mitad del camino se estableció una intersección en la que confluían las cuatro corrientes, momento en el que la masa comenzó a titubear, muchas personan se esquivan y, sólo después de un tiempo, las corrientes volvieron a separarse. Todo ello, filmado simultáneamente por siete cámaras de video.
El objetivo era simular de forma precisa el comportamiento de los peatones para mejorar la construcción de edificios, estadios, cruceros o estaciones de tren. De este modo, con este modelo de cálculo, por ejemplo, observaron que con unas "medidas sencillas" se puede mejorar el "flujo" de personas en las salidas de emergencia.
En estos casos, añaden los investigadores, una valla es suficiente para dividir la masa humana y reducir la presión en la salida por la que todos buscan abrirse paso a la fuerza.
No obstante, en el estudio comprobaron que no todos los peatones se comportan igual ya que, en espacios más amplios, pueden decidir también evadir la multitud hacia la derecha o hacia la izquierda, quedarse parado o volver, para lo que se vieron obligados a utilizar un modelo distinto.
"El comportamiento de una sola persona puede ser descrito por probabilidades", explica Kai Nagel, investigador de la TU de Berlín, de modo que "con un 30 por ciento de probabilidades el peatón gira a la derecha, un 40 por ciento va para la izquierda y el resto sigue derecho". Para ello, utilizaron un aparato para modelar espacios dinámicos para simular este comportamiento, en una superficie finamente cuadriculada, en la que cada persona se mueve de una casilla a otra.
"Estamos buscando un modelo híbrido de ambos enfoques", dice Hartmut Schwandt, autor principal del estudio, que confía en que estos experimentos llevados a cabo por su equipo ayuden a encontrar modelos mezclados. La combinación de las corrientes físicas, así como de los factores psicológicos y sociológicos establece una simulación difícil, pero al mismo tiempo emocionante, reconocen los expertos.

No hay comentarios: