viernes, 4 de junio de 2010

Silencio,... se rueda: "Logaritmo neperiano. Una probabilidad entre un millón"

 
22 horas del miércoles. Movimiento de personas en la Calle Mayor de Palencia (España). Están instalando en esa vía una marquesina de autobús. Serán trabajadores de Alsa City. ¿Pero en una calle peatonal? Rápido sale uno de dudas cuando ve pasearse de un lado para otro, casi a la carrera, a Abbé Nozal. El director está rodando un corto sobre el campus de La Yutera, y para muchos universitarios que estudian en Palencia su relación con la empresa de autocares La Regional es matrimonial, un voto que renuevan día a día. Así que no puede faltar un autobús, ni un alumno que se baja de él en una parada para entrar en una farmacia, aunque esté en la Calle Mayor. 'Logaritmo neperiano. Una probabilidad entre un millón' es el título del cortometraje, que se graba estos días en distintos entornos de la capital palentina.
Abbé Nozal lleva cuatro días ya de rodaje con un equipo de sesenta personas, entre reparto, figuración y equipo técnico. «Hay más de veinte mujeres como figurantes», avanza el director, para dejar claro que la mujer tiene un papel destacado en el corto. De hecho, su importante presencia da argumento a la trama. Un alumno de último año de Ciencias Exactas que es el único hombre en una clase de mujeres y que empieza a dar vueltas en torno al cálculo de probabilidades y las relaciones personales.
«Los alumnos de Exactas reciben las calificaciones del examen sobre cálculo de probabilidades. El único suspendido defiende su tesis frente a la profesora. Desarrolla una teoría de probabilidades aplicada a la teoría de la vida, a los juegos de azar, que le reportan pingües beneficios», apunta Abbé Nozal, que no da más pistas sobre el corto. Tan sólo que de esas probabilidades toman buena nota el 'pivón' de la clase y el conductor del bus universitario, y que el amor llega al final de manera sorpresiva. «Una probabilidad entre un millón de billones, de trillones...», agrega Nozal en su página web al hablar del cortometraje.
Para la financiación de la cinta, el director palentino ha puesto a la venta 36 obras originales, que en conjunto forman un único cuadro suyo titulado 'La trompeta de Dios' o 'Tururú spanish show'.
«Los compradores, además de acceder a una obra de arte que presumiblemente se revalorizará en cuanto yo la palme, o sea, dentro de un rato, habrán contribuido con su gesto a la financiación del rodaje de mi próximo cortometraje», además, «Los compradores de cada una de las 36 obras del Tururú partenógeno ostentarán la condición de Productor Honorífico Partenógeno, y sus nombres aparecerán en los créditos del corto, Además recibirán información de preproducción y podrán asistir al rodaje» explica Nozal en su página web.