domingo, 18 de julio de 2010

Julio César Aguilar Cabrera: Maestros de matemáticas, poco eficientes para trasmitir conocimientos


Los profesores de matemáticas estamos fallando en la manera que transmitimos los conocimientos a los jóvenes, apuntó Julio César Aguilar Cabrera, miembro del Comité Académico de la 24ª Olimpiada de Matemáticas y egresado de la Facultad de Matemáticas de la Universidad Veracruzana (UV).
Al participar en la ceremonia de premiación de los 18 jóvenes ganadores de la fase estatal –efectuada el 12 de julio pasado–, Aguilar Cabrera abordó los resultados del informe denominado "Panorama de la Educación 2009" de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).
En las clases, al parecer se están enseñando reglas que el estudiante piensa que debe memorizar, y aun cuando existen razones para ello "los docentes estamos fallando en transmitir los patrones detrás de las reglas, porque no es necesario transmitir millones de ellas sino tal vez un ejemplo común a un conjunto de ideas", opinó.
Al respecto, agregó: "Personalmente le digo a los estudiantes que no tiene sentido memorizar una fórmula si no aprendemos cuando menos de dónde viene o cómo podemos deducirla".
No obstante, algo parece estar fallando en el proceso de transmisión del conocimiento, pues los estudiantes no están recibiendo este mensaje; en esta misma encuesta publicada por la OCDE, México tenía uno de los últimos lugares en cuanto a desempeño en matemáticas. Pero el problema va más allá de las matemáticas. Como describe el documento, el 93 por ciento de los entrevistados mencionaban que la escuela les había preparado para un trabajo; sin embargo, solamente el 45 por ciento declaraba que la escuela les había preparado para la vida, "un objetivo mucho más importante", subrayó.
Está faltando reconocer que la vida real no nos presentará los problemas de una manera digerida como nos llegan a clase; la mayoría de los estudiantes piensan que el primer paso para resolver un problema de matemáticas es sacar los datos y aplicar una fórmula, "pero la vida no nos va a dar todos los datos, y los problemas en la vida no siempre llevan una fórmula detrás", expresó.
Es en este punto donde se hace patente el objetivo de la Olimpiada de Matemáticas, recalcó Aguilar Cabrera, reconocer a los estudiantes con talento, con ideas; "hay muchos estudiantes que quizá no recuerden por completo las tablas de multiplicar, pero eso no es lo más importante, lo más importante son las ideas", precisó.
"Definitivamente algo está pasando, y todos los que hemos presentado un examen de Olimpiada de Matemáticas sabemos que después de leer un problema puede ser difícil; sin embargo, en este contexto en que los estudiantes encuentran difícil qué cosas aplicar es un mayor mérito el logro de los jóvenes ganadores de la presente edición", manifestó el docente.