viernes, 20 de agosto de 2010

Continúa celebrándose el Congreso Internacional de Matemáticas 2010 (ICM)


Las mentes matemáticas más brillantes del planeta se reúnen desde ayer en Hyderabad, la India, país que dio al mundo el número cero. El Congreso Internacional de Matemáticas 2010 (IMC) comenzó su andadura con la entrega de las Medallas Fields, como hemos informado ayer en el Noticiario Matemático, el «Nobel de las Matemáticas». Si en la edición de Madrid en 2006 el ruso Grigory Perelman dejó atónita a la comunidad matemática al no recoger su galardón, este año los cuatro ganadores sí han aceptado sus premios. Cédric Villani, Ngo Bao Chau, Elon Lindenstrauss y Stanislav Smirnov recibieron de la presidenta de la India, Pratibha Patil, la medalla, tras el encendido de una vela que simboliza la iluminación de la mente.
Hyderabad, uno de los centros tecnológicos de la India, acoge el prestigioso IMC hasta el 27 de agosto. Unos 2800 Matemáticos y Matemáticas se dan cita en un país con una larga tradición matemática. Si la invención del cero procede del subcontinente, Matemáticos de Kerala adelantaron ideas sobre el cálculo dos siglos antes que Newton.
Pese a su modesta dotación económica —unos 11000 euros—, la medalla Fields representa el mayor reconocimiento al que aspira un Matemático. Desde que se entregara por primera vez en el Congreso de Oslo en 1936, el galardón busca ser «no sólo un reconocimiento al trabajo ya hecho, sino también un incentivo para emprender nuevas investigaciones». La interpretación de esta cláusula limita a 40 años la edad de los ganadores. Además, sólo se entregan entre dos y cuatro medallas por Congreso.

El israelí Elon Lindenstrauss, de la Universidad de Princenton, obtuvo el reconocimiento por sus investigaciones en la teoría ergódica y sus aplicaciones a la teoría de números. El francés de origen vietnamita Ngo Bao Chau, de la Universidad París-Sur, fue reconocido por su demostración del Lema Fundamental en la conjetura de Langlans para grupos reductivos. También fue premiado el ruso Stanislav Smirnov, de la Universidad de Ginebra, por su trabajo en la teoría de la percolación, una teoría que está logrando dar rigor matemático a la física estadística. Finalmente, el francés Cédric Villani, del Instituto Henri Poincare, se alzó con el galardón por sus demostraciones del amortiguamiento de Landau y la convergencia al equilibrio de la ecuación de Boltzmann.
Ademas, se otorgó el Premio Gauss, que consagra las aplicaciones en matemáticas, al francés Yves Meyer, y el Premio Nevanlinna, dedicado a las ciencias de la información, al norteamericano Daniel Spielman.
Los españoles Isabel Fernández y Pablo Mira impartirán una conferencia conjunta sobre geometría el próximo miércoles. «Nuestro trabajo se centra en el análisis geométrico de superficies de curvatura media constante», explicó Fernández. «Nuestras investigación es básica, es decir, no buscamos su aplicación. Son útiles en la arquitectura. El techo del Estadio Olímpico de Munich es un buen ejemplo».
El IMC, organizado por la Unión Matemática Internacional desde 1897, se celebra en Asia por tercera vez, tras las ediciones de Kyoto en 1990 y Beijing en 2002. Madrid acogió el IMC en 2006 con una gran expectación por la resolución de la Conjetura de Poincaré, hoy ya Teorema de Poincaré-Perelman, por parte de Perelman, único matemático que ha rechazado el galardón.

Las universidades europeas se llevan tres de las cuatro Medallas Fields de Matemáticas


En el stand de la Sociedad Matemática Española cuelga una camiseta de la Roja donada por el jugador asturiano del Valencia, Juan Mata. Es una de las anécdotas de este Congreso Internacional de Matemáticas. La delegación española, compuesta por unos sesenta Matemáticos y Matemáticas con representación de la Universidad de Oviedo, comprobó que la fiebre del fútbol -y la de la selección española en particular- ha calado en la India, un país de casi 1200 millones de habitantes que hasta la fecha se había movilizado por su deporte nacional, el hockey hierba, y por el cricket.
La camiseta de Mata llegó, por así decirlo, vía Asturias, a través de uno de los cuatro asturianos que asisten al Congreso Mundial: el catedrático de Álgebra en la Facultad de Ciencias, Santos González, buen amigo de la familia del ovetense Mata. Junto a él participan, en esta reunión mundial que se celebra cada cuatro años, la profesora Consuelo Martínez, y la licenciada -becaria del Departamento de Matemáticas de la Universidad asturiana- Adriana Suárez. También está en Hyderabad el profesor Carlos Escudero Liébana, del Instituto de Matemáticas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), una de cuyas líneas de trabajo es la Mecánica de Fluidos, precisamente la que le valió una de las Medallas Fields entregadas ayer al francés Cèdric Villani.
El último de los galardonados es el israelí Elon Lindenstrauss «por sus resultados en la medición de la rigidez de la teoría ergódica y sus aplicaciones para la teoría de números», según los organizadores, aunque estos méritos dicen poco a los no iniciados. El matemático judío trabaja en la Universidad Hebrea, en Jerusalén, y en la de Princeton, en Estados Unidos.
Junto a Villani y Lindenstrauss recibieron su «Fields» el ruso Stanislav Smirnov, y el vietnamita Ngo Bau Chau. Israel y Vietnam se estrenaron en el «medallero» matemático. España aún espera.
Santos González, que es vicepresidente de la Sociedad Matemática Española, valoraba ayer el «éxito de las matemáticas europeas» porque de los cuatro galardonados con la «Fields», dos han salido de universidades del viejo continente y los otros dos trabajan en él. El vietnamita, en la Universidad de París, y el ruso en la Universidad de Ginebra. Por cierto, que la presidenta de la Sociedad Matemática Europea es una española, la catalana Marta Sanz, de la cual ya hemos comentado algunas noticias en el Noticiario Matemático.






El Congreso Internacional fue abierto ayer como hemos comentado, entre grandes medidas de seguridad, por la presidenta de la India, Pratibha Devisingh Patil, una abogada de 74 años, líder de un país que experimenta un gigantesco avance matemático desde hace algunos años. No es de extrañar en la tierra en que se inventó el 0. «Comprender las matemáticas es necesario en todas las áreas de la vida (...). Como la cresta del pavo (...), las matemáticas se elevan entre todas las ciencias», dijo la presidenta de la India.
El de 2014 se va para Seul. Hay representación de 86 países.

Si quieres puedes leer más información en los siguientes enlaces del periódico www.elpais.es, aquí tienes los enlaces: Enlace1 y Enlace2

No hay comentarios: