martes, 14 de septiembre de 2010

En la Universidad de Oviedo, 'Las matemáticas y la música'


«Nos ha dejado en outside». En fuera de juego dejó ayer a más de uno la extensa lección inaugural del curso 2010-2011 leída por el Catedrático de Matemática Aplicada de la Universidad de Oviedo Benjamín Dugnol Álvarez y titulada 'Las matemáticas y la música', la misma que Álvarez Areces tildó de «muy amena» hasta en dos ocasiones.
En una de las lecciones inaugurales más densas de los últimos años, Dugnol Álvarez detalló cómo, «desde Pitágoras hasta nuestros días se han elaborado numerosos contenidos para poner de manifiesto las relaciones entre música y matemáticas», al tiempo que expuso «varias aplicaciones matemáticas al tratamiento del audio y, en particular, de las señales musicales».
Y, para ejemplificar esas relaciones entre «el arte más abstracto» y la ciencia matemática, en la Biblioteca del Edificio Histórico sonaron desde la voz de un barítono al canto aflautado de una alondra totovía pasando por una retransmisión deportiva con y sin vuvuzelas.
Gracias a Dugnol, los presentes también aprendieron por qué no se suele escuchar música a la hora de hacer matemáticas: «Una explicación posible es que la música interfiere en el trabajo de los matemáticos. Sobre todo, cuando abordan cuestiones de elevada complejidad, ya que se utiliza el mismo proceso cognitivo para comprender la música y las matemáticas».

No hay comentarios: