jueves, 24 de marzo de 2011

El matemático belga, Dirk Huylebrouck, regresa a Albacete (España) para dar dos Conferencias


El prestigioso matemático belga Dirk Huylebrouck regresa a Albacete para pronunciar dos Conferencias, una en el Instituto Bachiller Sabuco y otra en la Facultad de Humanidades, igual que ya hizo hace dos años en su primera visita. En el Instituto hablará el lunes 28, a las 12:30 de la mañana, de modelos inusuales de las matemáticas. En la Universidad, se centrará el martes 29 en las relaciones entre las matemáticas y el Islam.
Los destinatarios principales de ambas charlas son los alumnos, cuyos predecesores ya disfrutaron en 2009 de la peculiar manera que tiene Huylebrouck de exponer sus conocimientos. Para él, no se trata tanto de impartir charlas como de celebrar sesiones de magia en la que los trucos son demostraciones matemáticas.
Hulylebruck es doctor especialista en Álgebra Lineal y posee el Premio Lester Ford, que le fue entregado en 2002 por su contribución a la teoría de números. Está acostumbrado a que sus declaraciones trasciendan el mundo limitado de los especialistas, ya que en numerosas ocasiones medios como la CNN, la BBC, la RAI o Le Monde se han hecho eco de ellas. Desde 1997 edita la sección “El turista matemático” en la revista americana “The Mathematical Intelligencer”, prestigioso foro internacional donde matemáticos profesionales discuten aspectos de interés histórico, artístico o arquitectónico, desde un punto de vista interdisciplinario.
Es autor del libro “África + Matemáticas” (VubPress de 2005, traducido al francés en 2008). Huylebrouck también escribe regularmente para la popular revista científica EOS, equivalente holandés de “Scientific American” Una de sus contribuciones más destacadas fue “La inclinación de la esfera del Atomium”.
Además, su vida se parece más a la de un explorador colonial que a la de un matemático. Pasó casi ocho años en el Congo-Zaire (en Universidades en Bukavu y Kinshasa), hasta que un incidente diplomático entre Bélgica y el presidente Mobutu del Congo interrumpió su estancia en África. Trabajó en la Universidad de Aveiro en Portugal y en la División Europea de la Universidad de Maryland (en Bélgica y Alemania), combinando sus clases con otras presenciales en la Universidad de Boston, Bruselas y el European Business School, hasta que la mayoría de sus estudiantes americanos (militares) fueron a Irak. Regresó a África, a la Universidad de Burundi, pero sólo durante tres años, hasta que las turbulencias del genocidio en la vecina Ruanda (1994) pusieron fin a su contrato. Después de una corta estancia en la Universidad de Gante, renunció para establecerse en el Departamento de Arquitectura Sint-Lucas Bruselas, donde trabaja desde 1996.