martes, 26 de abril de 2011

Vivir las matemáticas en familia...


Las matemáticas pueden ser prácticas y divertidas si no las limitamos al cálculo escolar o a los problemas escritos de cuántos caramelos tiene tal o cual. 
El cálculo, la geometría, las medidas, las proporciones están constantemente presentes en el hogar, el parque, la calle o los paseos. Si como adultos aprendemos a mirar y a descubrir las relaciones entre los objetos, las características y cualidades que encierran o la forma en que los utilizamos, podremos poner al alcance de nuestros hijos e hijas la magia de las matemáticas demostrándole cómo su uso ordena y organiza nuestro mundo. 
Las matemáticas organizan el mundo que nos rodea y están presente en la mayoría de actividades cotidianas. El niño es un curioso matemático desde que empieza a explorar el mundo que le rodea. Su necesidad de conocer, de descubrir, de interpretar el mágico y fascinante mundo en el que vive, le lleva a probar, errar y repetir, de forma incansable. Y esos son los requisitos previos de todo científico en ciernes. 
Los problemas empiezan cuando se le enfrenta con el aprendizaje abstracto de las matemáticas: los números separados de las cantidades, las medidas codificadas en un lenguaje extraño de metros y decímetros y decámetros, las formas reducidas al triángulo, cuadrado y círculo... Nuestra vida diaria nos ofrece innumerables oportunidades para investigar, analizar, describir y observar desde una óptica matemática. Las actividades que se proponen en este artículo tienen como objetivo descubrir con nuestros hijos la finalidad de las matemáticas. 
Si aprendemos a aprovechar estas oportunidades de aprendizaje e investigación, crearemos en nuestro hogar y nuestra familia un ambiente de descubrimiento que favorecerá de manera directa e indirecta la escolarización de nuestros hijos. 
Las matemáticas son básicas en el aprendizaje de todo ser humano. Usualmente, toda actividad numérica provoca cierto rechazo, por la exactitud que esta representa. La mayoría de niños creen que las matemáticas son algo difícil y aburrido.  Esta tendencia se mantiene durante el proceso de educación. Cuando se llega a la secundaria, la matemática suele tornarse más densa y los alumnos muestran rechazo a ellas por la aparente dificultad de las operaciones algebraicas; esta tendencia repercute en el rendimiento escolar. 
Sin embargo, la inteligencia lógico-matemática se puede desarrollar si se practica, sobre todo a edades tempranas. Se debe incentivar a los niños a desarrollar el pensamiento matemático con juegos divertidos del contexto habitual y situaciones cotidianas.
De compras
Cuando se realicen las compras en el supermercado, se puede aprovechar para que los hijos desarrollen habilidades para categorizar ideas y conceptos. Para ello, se le puede dar la lista de la compra y que él mismo busque los diferentes productos. 
Después de dar varias vueltas por el supermercado, seguro que los niños comenzarán a organizar sus ideas y su capacidad de categorización.
En la cocina
Se puede elegir un fin de semana para realizar deliciosas recetas de repostería con los hijos. Las recetas utilizan muchas unidades de medida que los niños pueden aprender de manera divertida. Ellos mismos pueden hacer las mezclas de ingredientes vertiendo líquidos de un recipiente a otro o pesando la harina o el azúcar, por ejemplo. De esta forma comenzarán a familiarizarse con el cambio de unidades de medida, otro de los temas donde encuentran más dificultades.
Pizza pedagógica
Al momento de repartir una pizza se le puede pedir a los niños que averigüen cuántos pedazos les toca a cada integrante de la familia si se ordena una pizza pequeña, mediana o grande. O bien, ponerle acertijos como: cuántas pizzas necesitarían en una fiesta de cumpleaños si llegaran 15 invitados y cada uno come 2 pedazos. 
Así trabajaría la representación de fracciones y la equivalencia entre las mismas según sea el tamaño de la pizza.
Hay muchas estrategias que pueden desarrollarse para que los niños desarrollen su inteligencia. Cada padre o madre puede determinar la mejor forma de crear interés en los hijos a involucrarse con las matemáticas de forma natural y sin presiones. Actividades como estas, contribuirán a que los niños asimilen esta actividad numérica sin ningún problema por el resto de su vida. Los resultados en el campo académico no tardarán en hacerse notar una vez que han realizado divertidos ejercicios.

2 comentarios:

noticias dijo...

guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro temas muy interesantes.

M. Eloy Morales dijo...

Muchas Gracias por su Comentario... son más de 3000 noticias diferentes sobre el mundo de las matemáticas de los últimos 3 años... Es un placer. Saludos.