domingo, 29 de mayo de 2011

Análisis "Kidea, la niñez mexicana frente a las preocupaciones adultas"


El 40 por ciento de los niños de 7 a 12 años prefiere pasar por ‘burro’ que ser considerado ‘un nerd’ por sus compañeros, porque creen que ser inteligente sólo es sacar buenas calificaciones.
Pero veamos qué se define por "nerd": Nerd, es un planteamiento que designa a un estereotipo de persona abocada completamente al estudio y la labor científica, informática e intelectual hasta el punto de mostrar desinterés por las actividades sociales, físicas y deportivas. A diferencia de un intelectual, científico o ingeniero normal, el estereotipo del nerd es de una persona con una conducta obsesiva por estas actividades al punto de limitarle su participación en otros campos hasta asociársele con padecimientos como el síndrome de Asperger en casos extremos.
Las características tradicionalmente asociadas al nerd son: desinterés por todo deporte o actividad recreativa física y por la moda, por lo que suelen vestir de manera conservadora y ser o muy raquíticos u obesos debido a la falta de ejercicio. Una conducta social retraída, siendo tímidos, nerviosos y débiles. Dificultad para interactuar con el sexo opuesto y tener una vida sexual activa. El manejo de conocimientos detallados de ciencias naturales, historia, informática y otros datos usualmente vistos como aburridos o imprácticos para la vida diaria. Ser fans (en algunos casos obsesivamente) de comics, sagas de ciencia ficción como Star Trek y Star Wars, juegos de rol y videojuegos. Y, en algunos casos, sufrir diferentes padecimientos médicos y psicológicos como alergias, acné, problemas de la vista y problemas de interacción social como el mutismo selectivo o el síndrome de Asperger.
La interacción de las personas tachadas como nerds con el medio puede tener serias consecuencias sociológicas y psicológicas ya que no es inusual que sean víctimas de acoso escolar, de ostracismo social, burlas, humillaciones, agresiones físicas y patrimoniales y otros ataques que pueden causarles estrés, depresión, etc.
El Análisis "Kidea, la niñez mexicana frente a las preocupaciones adultas" preguntó a infantes en este rango de edad, de siete a doce años, si se consideraban inteligentes y dos de cada cinco dijeron que no lo eran por el prejuicio de ser vistos como ‘ñoños’.
José Antonio Turueño, uno de los autores del estudio elaborado por la Universidad Anáhuac y el centro de diversiones Kidzania, explicó que la percepción infantil sobre la inteligencia está más relacionada con ser bueno en matemáticas, porque creen que los niños más inteligentes son los que obtienen altas calificaciones en esta materia.
Esto evidencia que casi la mitad de los menores de 12 años sienten que no son muy buenos para la aritmética, además de que sacar 10 es igual a ser ‘un nerd’.