martes, 3 de mayo de 2011

En Catalunya (España), más de 70000 alumnos se examinan de las Pruebas de Sexto de Primaria este miércoles


Un total de 71387 alumnos y alumnas se examinarán este miércoles y jueves de las pruebas de sexto de Primaria creadas por el ex conseller Ernest Maragall, que buscan conocer el nivel de los estudiantes al finalizar la primera etapa educativa sobre las competencias básicas lingüísticas --catalán, castellano e inglés-- y matemáticas y saber si pueden proseguir con normalidad la Secundaria.
En cuatro sesiones y a lo largo de 2101 colegios, los alumnos se examinarán de comprensión lectora y escrita de catalán y matemáticas (el miércoles) y castellano y un idioma extranjero --inglés o francés-- (el jueves), además de un examen en aranés para los alumnos en su zona de influencia --85 estudiantes--. Concretamente, 65842 alumnos han optado por examinarse de inglés, frente a los 525 que lo harán en francés.
El resultado de los exámenes, que no tendrá efecto ni en la evaluación final de los alumnos y alumnas ni en las decisiones de paso de curso, será evaluado por un comité externo a cada colegio, sumando un total de 79 comisiones que participarán en la organización y evaluación de las pruebas.
Una de las novedades de esta tercera edición es que las familias dispondrán de información más detallada sobre la habilidad en comprender un texto, en aplicar normas ortográficas y en hacer operaciones, por ejemplo. Se trata de la introducción de una nueva hoja explicativa que dará más información sobre el nivel alcanzado en cada una de las habilidades de las diferentes áreas, situando, por ejemplo, si el nivel del alumno es alto, medio o bajo en competencias.
El informe que reciben las familias se complementa con el informe que reciben los centros, que pueden saber su situación respecto a la media catalana, lo que a su vez es un instrumento para la Conselleria para poder actuar en aquellos colegios con peores resultados. 
"Con esta prueba, la Conselleria y cada centro de educación Primaria podrá disponer de información precisa sobre la marcha de los alumnos en un momento clave de su escolarización", defiende la Conselleria en su web, para quien el objetivo final es mejorar los resultados de los alumnos y favorecer su paso a Secundaria.
Precisamente, el anterior Govern aprobó que este examen también se realizara al final de Secundaria, como complemento a esta información al final de cada etapa, pero la actual consellera Irene Rigau decidió posponer esta evaluación, al menos, hasta el próximo curso 2011-2012.