sábado, 16 de julio de 2011

En Sevilla (España), concluye el Curso: Técnicas de análisis matemático y computacional en neurofisiología humana


El Curso de «Técnicas de análisis matemático y computacional en neurofisiología humana», que se ha celebrado esta semana, concluyó en el día de ayer haciendo un análisis de la importancia de las matemáticas en el estudio del cerebro humano.
De ello se encargó Carlos María Gómez González, profesor del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Sevilla y coordinador de este curso, quien explicó que gracias a las matemáticas se pueden conocer múltiples variables, tanto anatómicas como funcionales, derivadas de la actividad cerebral y que ayudan a determinar si el funcionamiento del cerebro es normal o patológico.
Tantas son las variables y tan preciso puede llegar a ser el diagnóstico que el profesor hizo hincapié en la necesidad de que «los profesionales abran la mirada hacia la posibilidad de extraer mucha más información de los datos que obtienen», implementando todas las técnicas y tecnologías existentes. Así, aseguró que un correcto almacenamiento de la información en las bases de datos y un conveniente cruce de la misma es imprescindible para obtener un resultado mucho más preciso. Gómez puso como ejemplo la necesaria relación entre los datos obtenidos por un neurólogo y un psiquiatra sobre un mismo paciente, para poder desvelar «relaciones imprevistas» y plantear la identificación de alguna patología.
Con estas posibilidades, el profesor dejó patente la «enorme flexibilidad» de las matemáticas porque poseen la competencia para explicar los fenómenos y traducirlos a funciones o fórmulas que generen predicciones y que podrán ser testadas y comparadas con los modelos de la realidad utilizados, para así determinar sin son eficaces.