sábado, 16 de julio de 2011

La BUAP imparte el Primer Taller de Verano de Aeromodelismo


Por primera vez la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM) de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (México), lleva a cabo el Taller de Verano de Aeromodelismo, el cual es un deporte con un elevado componente científico y técnico, cuyo objetivo es diseñar, construir y hacer volar aviones a escala de otros ya existentes.
Así esta unidad académica es punta de lanza para que se desarrollen otros cursos y se motiven a los futuros pilotos y diseñadores de aeronáutica”, señaló Ignacio Ruiz Cázeres, responsable del Taller, donde también colaboran Augusto y Domenicos Ruiz Muñoz.
Durante el transcurso del Taller que se imparte de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 horas, hasta el 22 de julio, se construyen aviones de vuelo libre del tamaño de un metro de ala -que en términos técnicos es envergadura-, el cual podrán volar sin ningún tipo de control. Además los estudiantes desarrollarán habilidades manuales y conocerán la construcción de un avión siguiendo una serie de reglas de ensamble. Para fabricar los modelos aerodinámicos, Ruiz Cázeres dijo que se utiliza madera balsa, se explican las características del material, después con ayuda de ingeniería accesible y asesoría se realiza el corte de las piezas y su ensamble, para ello no se necesita conocimientos previos en el área.
Teorías matemáticas y físicas están presentes en el curso, como el Principio de Bernoulli, teoremas fundamentales, cálculo, diseño de perfiles, entre otros aspectos que se argumentan y enseñan en la fabricación, explicó el doctor W. Fermín Guerrero Sánchez, Profesor Investigador de FCFM y responsable del Laboratorio de Investigación de Sistemas Dinámicos ControlablesInformó que los asistentes realizan el trabajo manual y teórico en el laboratorio a su cargo, mismo que se distingue por ser pionero en aeronáutica al diseñar aviones a escala, helicópteros y planeadores; así como el desarrollo de hardware y software.
Agregó que la finalidad del Taller es que personas interesadas en el tema se incorporen, y que en un futuro se abra una licenciatura o área terminal en Aeronáutica.
Las inscripciones al taller de Aeromodelismo continúan abiertas, de no ser posible finalizar el modelo aerodinámico en tiempo y forma en la fecha programada, podrán continuar con éste regresando de vacaciones. Mayor información en la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas en Ciudad Universitaria; al teléfono 229 55 00, extensión 7561, así como a los correos electrónicos willi@fcfm.buap.mx y wferming@gmail.com.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Después de casi dos semanas de intenso trabajo, los alumnos del Taller de Aeromodelismo que imparte la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM) de la BUAP, realizaron las primeras pruebas de los modelos aerodinámicos de vuelo libre, que construyeron durante el programa.
Con el clima a favor y la ayuda del instructor y colaboradores, los estudiantes calcularon la velocidad del viento y demás condiciones adecuadas para el vuelo de los aviones. Así, el sol y una leve ventisca propiciaron un excelente planeo.
Uno, dos y hasta más de tres intentos realizaron los jóvenes para lanzar y elevar los aviones de vuelo libre de un metro de ala, artefactos que no utilizaron ningún tipo de control y recorrieron el Cielo de Ciudad Universitaria, alentando con ellos a los futuros pilotos y diseñadores de aeronáutica.
Los llamados aeromodelos de vuelo libre son autoestables, es decir, una vez lanzados, el avión no dispone de ningún sistema para controlar su destino, sin embargo para evitar su pérdida disponen de un sistema de temporización que cambia de forma radical su actitud de vuelo haciéndole descender; éstos sistemas son mecánicos de relojería o de una mecha que quema un determinado dispositivo para este fin.
Las instalaciones del Laboratorio de Investigación de Sistemas Dinámicos Controlables de la FCFM, fue el espacio donde jóvenes de diversas edades, entre ellos mujeres, desarrollaron habilidades manuales y conocieron la construcción de un modelo aerodinámico siguiendo una serie de reglas de ensamble.
Madera balsa fue el material que emplearon para la fabricación, donde con ayuda de herramientas especializadas como un vernier, así como martillos y pegamento, los alumnos midieron, cortaron y unieron cuidadosamente cada pieza, para ver finalizado su avión.