martes, 12 de julio de 2011

En Sevilla (España), un experto en Psicobiología ve "peligroso" el comportamiento intuitivo en un mundo complejo como el actual


Carlos María Gómez González, profesor del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Sevilla y coordinador del Curso ´Técnicas de análisis matemático y computacional en neurofisiología humana´ que se celebra esta semana en la sede de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) en Carmona (Sevilla), ha asegurado que en un mundo complejo como el actual "funcionar intuitivamente es muy peligroso" y ha expuesto a modo de ejemplo campos como la economía o la política. Además, Gómez ha añadido la importancia de un "enfoque sistémico" para entender la influencia de unas disciplinas en otras.
En declaraciones a Europa Press, Gómez ha explicado que el estudio matemático aplicado ayuda a entender el funcionamiento del cerebro humano, tanto normal como patológico, a lo que ha añadido que actualmente pueden obtener gran cantidad de variables, tanto anatómicas como funcionales, derivadas de la actividad cerebral y observadas a través de encefalografías o parámetros químicos, entre otros.
Así, ha expuesto Gómez, ante el ingente caudal de variables cerebrales, las matemáticas se utilizan para traducir y extraer información de éstas, como por ejemplo, definir si los valores de una persona en estudio pueden considerarse "normales" o alcanzan por el contrario niveles patológicos, así como el estudio de las desviaciones en el electroencefalograma de un niño que pueden tener un carácter "predictivo" de los posibles problemas que podrían desarrollarse en la edad adulta.
En este sentido, Gómez ha reconocido el valor de las matemáticas para el diagnóstico y la predicción aplicadas a otras disciplinas de las ciencias de la salud, como son la medicina y la psicología. "Lo que las matemáticas aportan es una mirada mucho más profunda", ha afirmado Gómez, en el estudio de informaciones de distinta naturaleza.
En relación al horizonte de posibilidades que se abre ante la aplicación de las matemáticas a las distintas disciplinas de la Ciencia, Gómez ha asegurado que el estudio matemático del hombre y la naturaleza goza de un futuro expansible, pero ha matizado que tanto en el campo clínico como el experimental es preferible la óptima implementación de las técnicas y tecnologías ya existentes en lugar de la creación y desarrollo de otras nuevas para el diagnóstico y prevención en pacientes.
"Es necesario que los profesionales abran su mirada hacia la posibilidad de extraer mucha más información de los datos que obtienen", ha asegurado Gómez. Además, ha recomendado una correcta organización de la información almacenada en las bases de datos de los centros hospitalarios, que debe ser completada con un proceso de cruce de datos. Como ejemplo, Gómez ha expuesto la necesaria relación entre los datos obtenidos por un neurólogo y un psiquiatra sobre un mismo paciente, para poder desvelar "relaciones imprevistas" y plantear la identificación de alguna patología.
Finalmente, Gómez ha afirmado que las matemáticas son capaces de "capturar la esencia de la realidad física", y especialmente la relación interna entre las distintas variables. Además, ha valorado la "enorme flexiblidad" de las matemáticas, en tanto en cuanto poseen la competencia para explicar los fenómenos y traducirlos a funciones o fórmulas que generan predicciones y que podrán ser testadas y comparadas con los modelos de la realidad utilizados, para determinar si efectivamente estos modelos son eficaces.