martes, 25 de octubre de 2011

En Santo Domigo se realiza el Taller: “Matemáticas y Geometría Re-creativas”


El ser humano nace con las matemáticas y la geometría en el cuerpo, las encuentra en la naturaleza y le toca convivir con ellas a lo largo de su vida. Hacer que estudiarlas sea divertido y no un trauma es un papel que le corresponde al maestro de cualquier nivel académico.
La recomendación es de los maestros colombianos Inés Medina y Manuel Vidiero, quienes se encuentran por cuarta vez en el país invitados por la Fundación Dominicana Pro Pedagogía Waldorf y su programa Maestros Creativos para impartir, en esta ocasión, el taller “Matemáticas y Geometría Re-creativas”. 
Lo de re-creativas, dice Medina, es porque pueden ser tomadas de dos formas: “Para recrearte, para jugar; o para crear de nuevo algo”. Según Medina, no es cierto que las matemáticas sean malditas o complicadas, pues todo depende de cómo son enseñadas. 
Si las matemáticas han llegado directamente a lo intelectual, a ser algo de abstracción, lógicamente que para el niño eso va a ser terrible. Al niño hay que entenderlo, el niño es actividad, entonces tenerlo allí concentrado para que se aprenda unos números, para que haga páginas y páginas de ejercicios es fatal para él, porque él es movimiento, es actividad, es ritmo”.
De acuerdo con Medina, si el maestro asocia las matemáticas con todo esto, para él va a ser un juego “y eso lo vemos nosotros en los juegos tradicionales en todo el mundo, como saltar la soga o el trúcamelo”.
Para Manuel Viadero, la naturaleza es un gran aliado en la enseñanza de las matemáticas. Agricultor experto en huertos escolares, señala que como los números llegan con el ser humano, es importante que el niño aprenda a saborear esos números a través del arte, de las manualidades, de los ritmos, de la pintura y de la naturaleza.
Las matemáticas y la geometría “las encuentras en los pétalos de una flor, en la forma geométrica de una fruta. Lo que necesita el maestro es empezar a despertar en él la observación de la naturaleza, de todo lo que está alrededor. Hay formas geométricas por todos lados, curvas, ángulos”, señala Viadero.
El miedo que dicen admitir los alumnos hacia las matemáticas es un asunto de tradición. “Venimos con un lastre de que así se deben dar las matemáticas y el cambio lo tiene que dar el maestro. Para eso son los talleres, para que aprendan técnicas y a partir de estas creen otras”, considera Inés Medina, maestra de Química, Geometría, Astronomía, Pintura y Dibujo con más de 40 años de experiencia en las aulas.
Adoptar las técnicas de los talleres no significa apartarse de los programas educativos oficiales, dice Rosanna Díaz Santiago, coordinadora del Programa Maestro Creativo de la Fundación Dominicana Pro Pedagogía Waldorf. Este programa, que ya ha formado 6000 maestros desde 1999, le dará herramientas. El maestro enseñará cómo multiplicar de forma dinámica y recreativa y el niño aprenderá con todo su ser, no sólo con la cabeza, esa es la importancia este programa”, apunta Díaz.
La pedagogía Waldorf, toma en cuenta al ser humano en todas sus manifestaciones, toma en cuenta el desarrollo del niño en todas sus etapas y recurre a las artes para educar. Para ver el itinerario del taller “Matemáticas y Geometría Re-creativas” en las provincias, visite la página www.fundacionwaldorf.org/