jueves, 30 de diciembre de 2010

RICHARD HINDS (Jefe de Finanzas del distrito escolar de Miami-Dade): Logros y presupuestos


Las Escuelas Públicas de Miami-Dade han realizado un progreso extraordinario durante los últimos dos años. El rendimiento académico de las escuelas ha mejorado significativamente. Nuestros estudiantes están aventajando a sus colegas de otros distritos urbanos en la nación en las áreas de lectura y de matemáticas. Además el porcentaje de estudiantes que se gradúan de secundaria en nuestro condado es el más alto desde que el estado de la Florida comenzara a usar métodos modernos para hacer las comparaciones.
Desde el comienzo del curso escolar 2007-08, nuestro presupuesto ha disminuido de 6 mil 300 millones de dólares a unos 4 mil 300 millones, lo que constituye una reducción total de 2 mil millones de dólares. Debido a estas severas reducciones en nuestro presupuesto, el distrito escolar se ha visto forzado a realizar severos recortes en todas las áreas de operación con excepción de lo relacionado con la instrucción. En esta área, no se ha despedido a ningún maestro de tiempo completo, en contraste con otros distritos urbanos de mayor población en la nación. En total, el nivel de servicios para las escuelas se ha reducido un 5 por ciento, mientras que los servicios administrativos y personal de apoyo se han reducido un 50 por ciento. Al mismo tiempo que todo está ocurriendo, nuestros fondos de contingencia han aumentado de 5 millones de dólares a más de 100 millones; un aumento significativo e impresionante que ha salvado al distrito escolar de la bancarrota y restaurado nuestra solidez en nuestra posición económica, la más sólida en más de una década, mejorando así también nuestro rating entre las instituciones financieras nacionales.
Los ingresos del distrito escolar se han reducido no solamente por el declive en los precios de la propiedad pero también debido a la fórmula de financiamiento educacional de la Florida, la cual es insensible a las necesidades especiales de los niños y contribuyentes del condado Miami-Dade. Durante el curso escolar 2003-04, los contribuyentes del condado Miami-Dade recibían más por alumno de kindergarten al 12 grado que el condado promedio del estado, mientras que contribuían menos por niño en impuestos relacionados a la propiedad. Dicha situación tenía sentido dado el alto costo de la vida de Miami-Dade en comparación con otros condados de la Florida. La situación para el curso escolar 2010-11 ha sufrido un revés. De hecho, en la actualidad nuestro distrito escolar se encuentra entre los sistemas escolares con menos ingresos del estado por estudiante, aun cuando los contribuyentes de nuestro condado se encuentran entre los que más contribuyen al estado por estudiante. Desafortunadamente, algunos cambios legislativos mal guiados han llevado a este resultado. Por eso es que es importante que en la próxima sesión legislativa de la Florida comience el proceso de rectificar la fórmula de financiamiento de la educación.
Otro ejemplo de inacción por parte del estado tiene que ver con el cumplimiento de la enmienda que regula el número de estudiantes por clase. Los ciudadanos de la Florida han manifestado claramente su apoyo a que el número de estudiantes por clase sea pequeño. Originalmente, la Constitución de la Florida exigía que el estado fuera el que pagara el costo de mantener pequeño el número de estudiantes por aula y que no habría penalidades impuestas a condados que no pudieran cumplir plenamente con esa meta. Ahora, años más tarde, la Legislatura de la Florida no solamente se ha quedado corta en la financiación del costo completo del mandato constitucional, sino que ha instituido penalidades financieras severas a distritos escolares que no cumplan de lleno la meta. Aunque en el año actual nuestro distrito escolar ha trabajado arduamente por cumplir con más del 99 por ciento de la meta, debemos quejarnos y señalar que es el estado el que debe asumir el costo del cumplimiento del mandato, y que imponer esa responsabilidad financiera a los distritos escolares incumple la Constitución. Este es un tema que también merece ser discutido y solucionado en Tallahassee.
En los últimos dos años y medio, las Escuelas Públicas de Miami-Dade han corregido su situación financiera y se han convertido en modelo de eficiencia administrativa gubernamental entre otras entidades públicas a nivel nacional. Aun así, nuestro enfoque académico ha sido coherente y no ha sido alterado. Nuestros estudiantes están logrando un rendimiento académico alto en comparación con sus colegas de otras partes de la nación. Mientras seguimos proporcionando una educación de calidad mundial, es importante que como comunidad nos unamos para dejar saber a nuestros funcionarios electos en Tallahassee que no vamos a permitir que los déficits presupuestarios sean equilibrados a expensas de nuestros estudiantes.

Jefe de Finanzas del distrito escolar de Miami-Dade.